Un portugués en Villamañán

Está lloviendo en la localidad leonesa de Villamañán, donde muchos de sus vecinos están endeudados.

Por la autovía A66, circula un turista portugués. A causa de la lluvia decide parar en el pueblo. Entra al hotel y pone un billete de 100 euros en la mesa del recepcionista:

– Quiero una habitación, estoy harto de conducir con esta lluvia.

El recepcionista responde : – Ok, suba y escoja la que mas le guste, están todas disponibles y la llave esta en la puerta.

 El dueño del hotel se frota las manos. Coge el billete, y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero. Inmediatamente el carnicero coge el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos.

 Este a su vez, corre a pagar lo que le debe al proveedor de alimento para animales. El vendedor de alimento coge el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta, a la que hace tiempo que no paga. En tiempos de crisis, hasta ella da facilidades de pago..

 La prostituta se apresura, , coge el billete y sale corriendo hacia el hotel donde va con sus clientes . Lleva varios servicios sin pagar.

 Mientras ocurre todo esto, ha dejado de llover. El portugués, después de ver varias habitaciones, baja a la recepción y dice:

– Sabe que?. Como ha dejado de llover, me lo he pensado mejor y me voy. Tengo prisa por llegar a Miranda de Douro.

 – De acuerdo señor, dice el recepcionista, aquí tiene su billete y ya sabe que puede volver cuando quiera.

 Fíjate bien; nadie ha ganado ni ha perdido un Euro, sin embargo ahora nadie tiene deudas
.

 MORALEJA:

«SI EL DINERO CIRCULA SE ACABA LA CRISIS«.

Real Madrid / Castrocalbón.

El Club blanco de la capital de España, está de celebración. Motivos no le faltan, ya que en el día de ayer, conseguía su decimoquinta Copa de Europa.

Enhorabuena a todos los seguidores y aficionados del Club blanco, en especial a los de la Peña Eria de Castrocalbón.

Hace 29 años que un grupo de aficionados y seguidores del Club, se reúnen y dan un paso hacia adelante, fundando una Peña para seguir a su equipo favorito.

Establecen la sede en el bar Eria de la misma localidad. Allí  celebran las asambleas y se reúnen cada vez que un partido de su equipo es televisado.

Se organiza un viaje para conocer el  Estadio Santiago Bernabéu  y disfrutar de un encuentro con Paco Buyo defendiendo la portería.

En los primeros años de existencia y en colaboración con Star Pinea, lanzan un reto llamativo y novedoso. Al final de temporada plantarán un pino por cada gol que su equipo marque en las competiciones que participe.

La idea levanta tanta expectación que es noticia en muchos medios de comunicación. Otras Peñas del Real Madrid, copiarían la idea en futuras temporadas.